LA SOCIALIZACIÓN DE LOS NIÑOS

Los beneficios de la socialización de los niños/as en edades tempranas son muy elevados. Pueden verse reflejados de forma inmediata y a largo plazo, de ahí que adquiera mayor importancia. Desde pequeños el mundo será mucho mejor si aprenden a socializar, ya que podrán expresarse y comunicarse con mayor facilidad. También resolverán sus conflictos con mayor agudeza, que les ayudará a adaptarse a los cambios y sentirse más seguros de sí mismos.

 

Conforme tus hijos/as vayan creciendo, esos beneficios irán aumentando. Ser sociables les permitirá elegir a sus amigos con mayor criterio, como bien dice un dicho popular, “dime con quién vas y te diré quién eres”. La sociedad es un “rebaño” que individualmente busca ser aceptado, cada uno intentamos encajar en aquel ámbito social en el que nos sentimos más cómodos. Cuanto más sociable, mayor seguridad en sí mismo, mayor será su personalidad y eso hará que él/ella sepa dónde encajar. Aprenderán a compartir, a vencer la timidez y a trabajar en equipo, factores esenciales para el futuro.

 

En las relaciones con los demás, son en las que nuestros hijos/as irán adquiriendo mayor conocimiento de sí mismos, aumentará su autoestima y conocerán nuevas facetas de su personalidad. La forma de comunicarse con amigos/as es diferente a la relación entre padres/madres e hijos/as por lo que le permitirá adquirir nuevas capacidades y saber la imagen que trasmiten respecto a los demás.

 

Existen diferentes métodos para favorecer la socialización de nuestros hijos/as:

 

  • Visitar lugares donde abunde la presencia de otros niños/as, para que se socialicen con aquellos del mismo y distinto sexo (parques, colegios, etc.)
  • Celebrar sus cumpleaños, invitar a sus amigos/as a casa o a planes después del colegio.
  • Actividades extraescolares.
  • Viajar en la medida de lo posible hace que los niños/as abran sus mentes y se relacionen con otras culturas, haciéndoles admirar y respetar las diferentes formas de vida.
  • Lo más importante, ser un ejemplo para ellos. La manera en la que nosotros, los padres y madres, nos comportamos con los demás les ayudará a tomar ciertas acciones como punto de partida.

 

Nosotros como campamento jugamos una parte importante en el periodo de socialización. Los niños/as se separan de los padres/madres para llegar generalmente solos/as a un sitio con personas que no conocen. Esta situación les obliga a hacer nuevos amigos en un periodo corto de tiempo, con los que van compartir, jugar, reír y disfrutar durante quince días o un fin de semana. Unos días en los que se adquieren capacidades nuevas gracias a otros niños/as, o a afianzan las que ya tenían.

Por eso es de consideración que nuestros hijos/as acudan a lugares como Layos Camp, para ayudar a su desarrollo personal e interpersonal.

¿quieres mas información?

Escríbenos y averigua como nos adaptamos a sus necesidades extraescolares