LA VUELTA AL COLE Y LOS ÚLTIMOS DÍAS DE VERANO

El verano está llegando a su fín, y la vuelta al cole se hace dura para los más pequeños. A los niños, acostumbrados a tres meses de verano en los que no han tenido ninguna rutina, se han divertido en campamentos o en la playa y sus padres han sido más permisivos con normas y horarios, les suele costar ponerse en marcha para afrontar el nuevo curso.

 

Estos últimos días, están tristes, muy nerviosos y expectantes del año que les espera, ya que muchos se enfrentan a situaciones nuevas. Es muy importante durante estos días, hablar con los niños de manera positiva, evitando comentarios negativos como, que pereza, no me gusta el trabajo, ya que les influye más de lo que nos pensamos. Debemos fomentar los aspectos positivos como que verán y jugarán con sus amigos, aprenderán cosas nuevas, realizarán actividades extraescolares etc. No se debe recordar los fracasos del año anterior o amenazarlos por si les fuese mal, hay que animarles para que tengan éxito y logren lo que se propongan durante en el curso. Deben saber que estamos muy orgullosos de ellos

 

Uno de los momentos más difíciles es el madrugar, el ritmo de sueño que han llevado durante el verano de despertarse e irse a dormir más tarde, ahora cambia. Por ello, es recomendable los últimos días de vacaciones ir levantándose cada día un poco antes, ir adaptándonos y así el primer dia de cole estaremos mejor habituados y no será un cambio tan brusco.  

 

También se puede hacer de lo aburrido algo muy divertido. Lo que más pereza suele dar, es ir a comprar el material escolar, uniformes y preparar las cosas que necesitamos para afrontar el año. Si lo hacemos de una forma especial como dejándoles elegir a ellos o que sean tus ayudantes se divertirán y verán la vuelta al cole de otra manera. Por ejemplo, el hecho de estrenar un estuche, una mochila o una agenda les emociona y puede ser una manera de tener ganas de empezar las clases, llegar al momento de empezar con lo nuevo.

 

El fin del verano no puede ser el final de la diversión, por eso, después del colegio los primeros días, pero últimos de buen tiempo, podemos aprovechar para hacer planes y dejarles jugar si les apetece. Que elijan una actividad extraescolar para hacer durante el curso, eso les motivará y aparte les despejará y distraerá del ajetreo y la rutina diarias. Si establecemos unas rutinas en las que ellos se sientan cómodos, en cuanto a planes familiares, deberes o estudios y juegos, les costará mucho menos la adaptación. No está de más hacer algo nuevo de vez en cuando, porque tampoco queremos que se aburran y se cansen de la rutina en los primeros meses de colegio. Para hacerles salir de la rutina, ya están los fines de semana, en los que se deben hacer actividades que les relajan y sobretodo distraigan de la dura semana .

 

En el caso de que tratemos estos aspectos de una forma contraria o no ayudemos a los pequeños a afrontar los últimos días de verano, el niño podría entrar en una dinámica mala y como padres eso no lo queremos, verdad? Debemos tratarlo de la mejor manera y evitarlo a toda costa, los consejos anteriores son una buena manera de empezar. Dicho esto cada niño es un mundo y sois vosotros los que mejor les conoceis.

 

Los niños se deben ir adaptando y haciendo la idea en estos últimos días de verano. Fomentemos que también la vuelta al cole puede ser divertida y está llena de novedades. Motivemos a los más pequeños para que no se haga cuesta arriba y empecemos de la mejor manera posible un año lleno de aventuras.

¿quieres mas información?

Escríbenos y averigua como nos adaptamos a sus necesidades extraescolares