ALIMENTACIÓN EN VERANO PARA NIÑOS

Los niños deben mantener una alimentación saludable y nutritiva durante todo el año, pero especialmente en verano. Suele ocurrir que en esta época, hay mayor permisividad y las normas no se cumplen del todo. Por ello, se deben tratar de adaptar los menús a cada época, evitando así el descontrol en la alimentación.

 

Debemos ser conscientes de que se disfruta de la misma manera teniendo control sobre la nutrición y es en verano. Debido al clima, el calor que agota y quita la energía y a que no paramos durante todo el dia de realizar distintas actividades, hay que adaptar de otra forma la alimentación. Aunque en verano solemos relajarnos, se deben hacer cinco comidas al día, las tres principales como el desayuno, comida y cena, pero también es recomendable hacer dos meriendas más ligeras a media mañana y por la tarde, así favorecemos la digestión y evitamos problemas de salud.

 

Normalmente el calor hace que tengamos menos hambre y nos suelen apetecer comidas menos abundantes, ligeras y sobretodo fresquitas. Estas comidas son las que no suelen gustar a los niños aunque si lo preparamos de una forma divertida y adecuada, lo aceptarán mejor. Conviene tener siempre en la nevera variedad de alimentos que nos permitan hacer recetas muy sencillas a la vez que ligeras, para dar a los más pequeños una dieta sana, equilibrada y que ayude a sobrellevar mucho mejor el calor.

 

La fruta cortada en trozos o en forma de helados, que se pueden hacer en familia o con amigos, son formas más agradables para las niños a la hora de tomarla. También puede ser introducida a través de purés o yogures e incluso acompañada de cereales si lo prefieren. Los batidos y zumos suelen ser mucho más apetecibles y tienen la ventaja de que con ellos aprovechamos todos los beneficios que aportan las frutas. Ya sabéis que se deben consumir en el momento, ya que si no, pierden sus propiedades nutritivas pero si están fresquitos los más pequeños los aceptan mejor. También hay que recordar que son alimentos bajos en calorías y tienen los minerales, nutrientes y vitaminas necesarias para su desarrollo. Por otra parte, cuando incorporamos lácteos, aportan calcio que es vital para su crecimiento.

 

Las verduras de temporada y hortalizas se pueden consumir en cremas frías como el salmorejo o gazpachos. Pueden acompañarse o incluso rellenarse con queso, arroz, huevos o con algún alimento que sea de su agrado para que lo coman mejor. Será un plato muy completo y nutritivo, necesario para su salud y bienestar, ya que son gran fuente de fibra y vitaminas.

 

En verano es mejor evitar la fritura y las grasas, aunque como todo, hay que comerlos en su justa medida. Los hidratos de carbono deben ser introducidos a través de legumbres, frutos secos, patatas, arroz, pastas o cereales y se pueden preparar por ejemplo, como hemos comentado antes, en ensalada, que será más ligero y fresco pero aportan los nutrientes necesarios para el desarrollo de los niños. Las ensaladas son fáciles de preparar y en ellas podemos combinar frutas, verduras y hortalizas o incluso añadir alimentos ricos en proteínas como atún, pollo, pavo, más la salsa que consideremos.  La carne, pescado o huevos, también son muy importantes y esenciales, se pueden comer como complemento y en combinación con otros alimentos, aunque mejor cocinados a la plancha que aporta menos grasas.

 

Como ya indicamos en el blog dedicado a cómo soportar el calor, lo más importante de todo es beber líquidos frecuentemente para mantenerse hidratados en todo momento, tanto durante las comidas como entre ellas. Es por ello muy importante recordar a los niños su importancia.

 

Hay que tener mucho cuidado con la digestión, es imprescindible evitar exponernos al sol justo después de comer o meternos al agua con un cambio brusco de temperatura. Por supuesto,  si se realizan actividades deportivas que requieran esfuerzo, es vital seguir una dieta sana, equilibrada y adaptada a la temporada y así evitaremos bajadas de tensión o problemas físicos.

 

Recordad, hay que disfrutar del verano a tope,  pero no os olvidéis de mantener una buena dieta y estar siempre hidratados.

¿quieres mas información?

Escríbenos y averigua como nos adaptamos a sus necesidades extraescolares